La «Fundació Bonanit» atiende a miles de personas sin hogar

Hará unos 5 años que conocí la labor de la «Fundació Bonanit» y me impactó su finalidad claramente definida de «atender a personas sin hogar». 

La Fundació Bona Nit de Tarragona

La Fundació Bona Nit de Tarragona

Desde muy pequeña me ha llamado la atención todo lo que se refiere a la ayuda solidaria, pero esta vez era distinto, los «sin techo» a los que ayuda y acompaña la Fundació Bonanit son gente de aquí, gente nuestra a la que la vida les ha dado un revés y necesitan que alguien les acoja, les arrope y les vuelva a decir «vale la pena seguir luchando».

Fundació Bonanit se fundó en el 2006 y su marco de actuación está en Tarragona. En la última memoria del 2016, los datos hablan por si solos, ya que se atendieron a 6.171 personas sin hogar.

Tengo la suerte de conocer al presidente de la iniciativa, D. Antoni Coll (@Collgilabert) y a varios de los voluntarios que día a día dedican el tiempo que no tienen a buscar subvenciones, organizar cenas benéficas, todo con la finalidad de poder llegar cada vez a más indigentes.

Así reza su misión:

1.- Garantizar un lugar para dormir y la integridad física de la persona

2.- Proporcionar acompañamiento social

3.- Garantizar la higiene personal y la alimentación

4.- Dar orientación sobre servicios y recursos necesarios

La colaboración económica de entidades tarraconenses con la Fundació Bonanit está haciendo posible que año tras año puedan seguir creciendo. Y en cuanto a recursos, la estrecha vinculación con Cáritas les permite llegar a más. Los «sin techo» no sólo tienen una cama para dormir a cubierto sino también un plato en la mesa para el desayuno en el «Cafè i Caliu» en la Casa San Augurio.

Son este tipo de iniciativas sociales las que ponen de relieve que ayudar y ser solidario está a la vuelta de la esquina y que desgraciadamente existe un tercer mundo que necesita de grandes ONG y voluntarios. Y es que en Tarragona, al igual que en el resto de provincias, hay mucho por hacer y Fundació Bonanit lo tiene claro.

Estoy convencida que gracias a proporcionar una cama, un techo y un café caliente, a más de una persona le han devuelto las ganas de seguir adelante. A ser un «sin techo» se puede llegar por muchos caminos, pero no olvidemos que cada persona tiene su historia y no estamos aquí para juzgar sino para ayudar. Este mensaje me quedó muy claro la primera vez que oí hablar de la Fundació Bonanit a su presidente Antoni Coll. Y por esta llamada a ayudar, por ser voluntarios que ayudan a los de aquí sin ir más lejos, por ser una iniciativa que va a los más desfavorecidos, por eso y mucho más, get my like!

Si alguien quiere hacer una aportación, puede realizarla mediante este enlace: https://fundaciobonanit.org/realizad-una-aportacion/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *